¿Por qué las empresas se pasan a los Managed Services?

En los últimos años, las organizaciones se han familiarizado cada vez más con los servicios gestionados o Managed Services, y están recurriendo a ellos para administrar ciertas funciones de IT, como por ejemplo el email hosting, el almacenamiento de datos, la realización de copias de seguridad o la recuperación de información, y el monitoreo de redes.

De forma muy resumida, los Managed Services consisten en externalizar la responsabilidad de mantener y anticipar la necesidad de una variedad de procesos y funciones para mejorar las operaciones y reducir los gastos. Un MS o servicio gestionado está diseñado para gestionar las operaciones diarias de sus aplicaciones especializadas, lo que permite entre otras cosas que el departamento interno de IT se centre tareas más estratégicas.

En el pasado, el ahorro de costess era percibido como el principal beneficio de los proveedores de servicios gestionados. Sin embargo, actualmente se valoran otros factores, ya que los MS soluciona problemas como no lograr los objetivos por falta de soporte técnico, las interrupciones en la conectividad, gastar el presupuesto en aplicaciones que no dan el resultado esperado, o incluso la pérdida de datos.

Los modelos de MS han evolucionado con el tiempo, y ahora son muy efectivos para negocios que: 

  • Requieren de una estructura IT eficiente para sus procesos y operatividad diarios.
  • No cuentan con personal suficientemente cualificado, o bien este no dispone del suficiente tiempo para realizar el mantenimiento, las actualizaciones y las reparaciones necesarias. 
  • Prefieren pagar una cuota fija mensual y contar un servicio de alta calidad. 

Así, los principales beneficios que los MS pueden proporcionar a una empresa son los siguientes:

  1. Mejora en la seguridad, factor especialmente importante dado el auge de los delitos cibernéticos. 
  2. Enfoque proactivo de los problemas de IT. Se prevén y resuelven problemáticas antes de que pasen.
  3. Más productividad, al poder centrarnos en tareas de valor para la empresa.
  4. Acceso a nuevas tecnologías, y los sistemas están constantemente actualizados.
  5. Ahorro de costes con respecto al departamento de IT interno.
  6. Acceso a soluciones cloud.
  7. Acceso a soluciones remotas. 

 Como siempre remarcamos, lo más importante es dimensionar adecuadamente las necesidades de la empresa tanto actuales como futuras, para definir adecuadamente el proyecto.

    Abrir WhatsApp
    ¿Te ayudamos?